El coaching promueve la transformación desde adentro

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
22 abril 2020

El coaching se basa en un conjunto de principios que son el marco de referencia y actuación para el coach, en su rol de catalizador de la verdadera transformación.

Los tres principios esenciales son: creer en la persona, el cambio ocurre desde adentro, los líderes toman responsabilidad.

El cambio se inicia en el interior

Un principio rector esencial en la práctica del coaching es facilitar el cambio desde el interior de la persona.

 El coach entiende que los cambios se inician e instalan de adentro hacia afuera, desde el interior de la persona. Por lo tanto, la gerencia del cambio, comienza por la gerencia de sí mismo; por el ordenamiento y reconfiguración de la propia vida (hábitos, comportamientos, gestión emocional, actitud, etc.), por el fortalecimiento de la conciencia propia, por la confianza en las habilidades propias y los recursos internos, y por la asunción de la responsabilidad por las transformaciones que se precisan realizar para optimar la vida y el desempeño.

El cambio se lidera desde el interior

Cuando se desarrolla la conciencia de lo que hay que cambiar y se asume la responsabilidad por cambiarlo. Por eso el coach no le dice al cliente que es lo que tiene que cambiar, sino que actúa como catalizador de los proceso de cambio, no un iniciador de los mismos. Es en este contexto donde el coaching se convierte en una herramienta muy valiosa para catalizar los procesos de toma de conciencia y asunción de responsabilidad, factores fundamentales para producir el cambio personal.

Mayores son los obstáculos internos que los externos

El coach reconoce que la mayoría de los obstáculos externos percibidos tienen un componente interno importante. Son las inseguridades, los paradigmas distorsionados, la falta de confianza en las propias fortalezas, la falta de claridad de las propias necesidades, entre otros factores internos, los que inhiben los procesos de cambio. Asimismo, reconoce que la motivación para generar los cambios es un proceso que necesita iniciarse en el interior de la persona.

El coach facilita la toma de conciencia como base para facilitar el cambio

Debido a que el cambio se inicia en el interior, el coach depende de los momentos didácticos que propicia en el cliente, buscando el aprendizaje dentro de cada situación, y enfocándose en formar auto-liderazgo en lugar de arreglar a las personas. Si el coach sugiere y aconseja el cambio, éste, aunque sea asumido por el cliente, carece de la fuerza, la convicción, la energía y el compromiso y responsabilidad para ser implantado. Pero cuando surge del interior de la persona, viene acompañado de la motivación y resolución para su implementación.

El coach entiende que el cambio es más una función de la motivación que de la información.

Para cambiar la persona precisa de reflexionar acerca de su propio desempeño, sus propias capacidades y recursos, sus opciones disponibles y sus deseos y metas personales. Ese proceso no es posible si el coach actúa como consejero, y no como catalizador de la conciencia de la persona. Así, el coach acompaña al cliente en el proceso de auto-auditarse e interrogarse a sí mismo acerca del nivel de su efectividad personal, a la vez que propicia el viaje del cliente hacia su interior en busca de los recursos propios (talentos, habilidades, creatividad, pasión, hábitos, etc.), a fin de servirse de todo ese potencial, con miras a auto-habilitarse para los procesos de cambios que precisa en su vida.

El coach es un promotor del cambio

El coach, esté consciente o no el coachee, está implementando activamente un plan de crecimiento personalizado y de largo plazo para provocar la transformación; para tal investiga y se alinea con las iniciativas de crecimiento e invita al cliente o coachee a ir al nivel más profundo de transformación, que conlleva enfrentar el propósito en una situación, en lugar de solamente abordar las circunstancias externas.

Un gran coach ayuda a que el cliente aprenda de cada experiencia, relación, decisión, dificultad y alegría/tristeza de la vida, con el fin de crecer hacia el propósito de su vida.

Para reflexionar:

  • ¿Qué puedes hacer para promover el cambio en tu equipo de trabajo?

Serie: Los principios del coaching

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

 !Juntos podemos marcar una diferencia!

 #cambio #principios #coaching

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This