¿Cómo medir la integridad?

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
4 septiembre 2022

Si la integridad es tan importante, deberíamos tener una forma de medirla, y aun de operacionalizarla, para hacer los ajustes que necesitamos para alienarnos con ella.

¿Cómo la mido, entonces? No es fácil.

¿Cómo predigo el comportamiento íntegro? Tampoco es fácil.

La integridad es una competencia

Lo primero sería definirla como una competencia, para que puede ser medida. Esto implica dar una definición conductual, lo cual no es sencillo pues involucra toda nuestra vida. Y en términos conductuales sería más fácil definirla por lo que no se debe hacer, lo cual podríamos definir como conductas incorrectas. Y aquí no hablamos de errores, descuidos o accidentes, sino a conductas intencionales y premeditadas.

Si la medimos por el lado negativo, por lo que no deberíamos hacer, podemos mencionar, por ejemplo: robar, mentir, falsificar una información, ocultar deliberadamente información, engañar, cometer fraude, uso inadecuado de información, aceptar sobornos, una promoción engañosa, manipular una noticia, tráfico de influencia, etc., etc. Ahora, este camino puede resultar largo e infinito. Por este camino la falta de integridad puede ir por muchas e incontables direcciones.

Si nos vamos por el camino de las buenas conductas, podríamos mencionar: decir la verdad, actuar con responsabilidad, respetar la propiedad ajena, ser transparente al dar información, actuar con honestidad, evitar conductas que causen daños a otros. Pero esto puede ser muy genérico.

La integridad es difícil de evaluar, y es difícil de predecir

En todo caso, una vez que establecemos una relación, podemos observar el comportamiento de una persona y el propio. La Biblia dice: por sus frutos los conoceréis.

Con respeto a uno mismo, puede haber mucho sesgo intencional, justificaciones y construcción de argumentos para decir a lo malo bueno.

Si todas estas cosas fallan podemos usar el polígrafo, o la grafología. No, creo que eso sería extremo. No es sencillo medir la integridad.  Yo no pretendo tener la solución. Sólo puedo aportar algunas ideas y fomentar la discusión.

Si se tratara de datos, documentos, transacciones mercantiles, etc. sería más fácil evaluar y medir la integridad a través de una auditoría, pero aquí estamos hablando de personas.

Ahora, en términos predictivos podemos mencionar algunos factores que pueden actuar como predictores de la integridad.

Mencionáremos algunas variables personales y organizacionales que pueden predecir el comportamiento íntegro:

  •  El compromiso con una causa, persona u organización. A mayor compromiso e identificación con una causa, persona u organización, menor probabilidad de actuar con falta de integridad.
  • La sensibilidad y empatía personal: No es fácil que una persona empática presente conductas de falta de integridad, porque tiende a ponerse en el lugar de los demás y a ser consciente del daño que puede hacer y los problemas que puede ocasionar.
  • Tolerancia a la presión: Muchas conductas contraproducentes (mentiras, ocultación de datos, ciertos tipos de absentismo, etc.) pueden aparecer precisamente cuando la presión se vuelve poco tolerable. Una persona más resiliente tendrá menor tendencia a actuar de forma poco íntegra llegado a una situación de tensión o alta demanda.
  • Trabajo en equipo: Las conductas colaborativas y de cooperación (compartir, ayudar, etc.) se avienen poco con las conductas contraproducentes.
  • La responsabilidad personal: Mientras mayor es el nivel de asunción de responsabilidad, menor será la falta de integridad, pues el comportamiento responsable va de la mano con la integridad.
  • La división del trabajo: La segregación de funciones en una organización reduce la falta de integridad, pues de esta forma unas personas contralan a otras a través del diseño estructural de los procesos.
  • La construcción de disciplina personal que facilita practicar la moderación y el dominio propio.La disciplina es una poderosa virtud de rechazar todo lo que nos daña a nosotros o a otros.
  • La existencia de una cultura basada en valores.
  • El tipo de reputación puede ayudar a percibir el grado de integridad. Pero esto es relativo.
  • El cultivo de la comunicación asertiva, que ayuda a la expresión auténtica.

Midiendo la integridad personal

En el caso personal, yo he encontrado dos referencias para medir mi integridad.

  1. Adoptar, alinearme y compararme contra los principios universales.

Hablo de la justicia, el respeto a la vida humana, el respeto a la propiedad ajena, el amor, la verdad, la libertad, la responsabilidad, la igualdad.

  1. Operacionalizar en mi vida esos principios a través de conductas observables para poder hacerlos medibles.

Observemos un ejemplo a través del valor responsabilidad. ¿Cómo se yo que soy responsable?

Cuando cumplo lo que prometo, soy puntual, acepto las consecuencias de mis acciones, sin intentar echarle la culpa a otros, cuando cumplo con mis obligaciones, realizo las tareas con las que me he comprometido, cumplo con los contratos establecidos, evito delegar o endosar en otros mi responsabilida.

3.  Finalmente, nuestra conciencia puede ser un buen indicador y una guía para andar en integridad. Aunque algunos pueden tener la conciencia cauterizada. Pero esa vocecita interna que nos dice qué está bien y qué está mal, puede ayudarnos.

Sin embargo, yo entiendo que esta conversación no agota el tema.

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

 

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This