Diferenciando el dolor del sufrimiento

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
10 septiembre 2022

El dolor es real, el sufrimiento, aunque puede sentirse muy real, es más una construcción psicológica.

Dolor y sufrimiento no son lo mismo. El dolor es el resultado de una herida o lesión física o emocional. Todo el mundo lo siente en diversos grados. El sufrimiento es la reacción al dolor. Es la consecuencia de nuestro modo de relacionarnos con el dolor. Se trata de una experiencia determinada por la actitud. Robin Casarjian

El sufrimiento está más en el mundo de las representaciones mentales. Hay una diferencia, por ejemplo, entre el trauma y la representación del trauma. En un trauma se sufre, nos dolemos, nos entristecemos. Pero si lo manejamos bien, y contamos con el apoyo necesario, y tenemos la posibilidad de reflexionar, sufrimos en lo real, pero pronto dejamos de sufrir en la representación de lo real. Pero si nos quedamos solos, y no nos manejamos adecuadamente, o lo negamos, nos podemos quedar anclados en la desgracia, la victimización; y así agravamos el sufrimiento, al percibir el dolor en forma amplificada y exacerbada.

El dolor es una vivencia específica, identificable, tangible. Es un fenómeno concreto que está presente de manera real para quien lo padece. Y por dolor no nos referimos solamente a dolor físico, proveniente de una lesión o enfermedad; sino también dolor psicológico, como el de un corazón roto por una decepción o ruptura de una relación, o por la pérdida de un ser querido, o por un traspiés económico. Cada uno de nosotros aprende el significado de la palabra “dolor” a través de su experiencia personal, originado por diferentes causas. El dolor es un aprendizaje personal, una sensación que evoca una emoción, que es molesto y desagradable.

El sufrimiento es una construcción psicológica

Pero el sufrimiento depende de nuestra reacción y manejo del dolor. En muchos casos el dolor se convierte en sufrimiento, por la incapacidad para manejar la incertidumbre del futuro, por la angustia que acompaña el vacío y falta de sentido, por la falta de propósito, por la insatisfacción de la vida, por el remordimiento de acciones no subsanadas, por la preocupación por cosas por las que no se tiene control, por la culpa neurótica.

El sufrimiento, pues, se ubica y se alimenta en un tiempo y espacio distintos al momento presente. Generalmente sufrimos por lo ya ocurrido (pasado) o por lo que creemos que ocurrirá en un futuro. También se sufre por la manera en que la vida es interpretada, distorsionando muchas veces la realidad. En este caso, el sufrimiento siempre es alimentado por los pensamientos y, a diferencia del dolor, es subjetivo.

¿Lo desagradable que podemos estar experimentando en este momento, es dolor o sufrimiento?

Dolor y sufrimiento tienen un origen distinto

La primera diferencia entre dolor y sufrimiento es, pues, su origen. El dolor es una reacción natural ante un suceso inesperado y desagradable, como cuando fallece un ser querido, o perdemos una relación importante, o tuvimos una pérdida económica, o quedamos desempleados, o experimentamos un agravio u ofensa. Sin embargo, será una emoción con la que podremos lidiar sin mayores dificultades.

En cambio, el sufrimiento es un estado que nosotros creamos al resistirnos al dolor. Nos resistimos al dolor, nos incomoda lidiar con emociones negativas y por eso nos resistimos a ellas. Tratamos negarlas, o de eliminarlas lo más rápidamente posible y, al no lograrlo, surge el sufrimiento. Así podemos añadir, vale decir, llevar o soportar un peso que duele. En ese sentido, la palabra sufrir viene del verbo sufferre que quiere decir llevar o soportar (cargar con una situación). De esta forma, en ocasiones, sufrimos innecesariamente, cargando a cuestas una mochila de dolor.

¿Habremos convertido nuestro dolor en sufrimiento innecesario?

Dolor y sufrimiento pueden ser dos caras de una misma moneda: uno nos fortalece; el otro, nos destruye

Hay una frase de dice: “Lo que no te mata te hace más fuerte”. Eso si lo procesamos adecuadamente.

El dolor nos fortalece en tanto que nos permite revisar en retrospectiva nuestras acciones y redirigir nuestro rumbo. Además, el dolor nos muestra que somos capaces de afrontar el cambio, las adversidades y los contratiempos, aumentando así nuestra efectividad.

Pero cuando nos sumimos en el sufrimiento, nos sentimos víctimas injustamente tratadas por la vida e incapaces / impotentes de controlar lo que nos sucede. Esto nos lleva a sentirnos débiles, impotentes y vulnerables. El sufrimiento nos desgasta, agobia y destruye.

El dolor es genuino, natural, legítimo y necesario para vivir, seguir y cambiar. El sufrimiento, por el contrario, es una elección. Incluso a veces es una posición o actitud de vida. Una manera de ser y estar en el mundo, de mostrarse ante los demás. El dolor tiende a ser transitorio, pero el sufrimiento puede durar toda la vida, aunque el hecho que lo provocó ya haya pasado.

Y como dijo Bert Hellinger: “Sufrir es más fácil que actuar”. Por eso algunas personas se anclan en el sufrimiento, en vez de afrontar los problemas. Sí aceptamos el dolor, dándole un espacio y responsabilizándonos de él, podemos ahorrarnos el sufrimiento de más.

¿En nuestro día a día elegimos actuar o sufrir?

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This