El impacto de las indecisiones

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
15 septiembre 2022

Tomar decisiones es ir acumulando experiencias. Al principio te asustan pero con el tiempo te ayudarán a crecer a nivel personal.

De decidir nadie se escapa, ya que cuando nos quedamos instalados en la indecisión o en la evitación por miedo a equivocarnos, o por cualquier otra razón, estamos eligiendo permanecer en el mismo lugar, quedarnos en la misma condición. Estamos decidiendo por omisión. Elegimos, entonces, por ejemplo, quedarnos con una vocación sin ejercer, en un trabajo que no nos da placer, con una relación tóxica, con un sueño sin cumplir, con un proyecto sin concretar, con las ganas de… Pero esa es también una decisión tomada. No tomar decisiones es, en sí misma, una forma de decisión.

Creo que una de las razones de por qué, a veces, nos cuesta decidir, además del temor a fallar, es porque cada vez que “decidimos”, estamos renunciando a algo. Decimos a favor de una opción, pero renunciamos a otras opciones, y esto es lo que hace difícil “tomar decisiones”, ya que en cada decisión existe una “renuncia” y esta renuncia nos genera cierta “ansiedad”, y nos hace dudar.

Para decidir hay que asumir responsabilidad

Otra razón de por qué ser humano generalmente va a preferir fallar por omisión que, por acción, es porque aparentemente el impacto en términos de responsabilidad es menor al no decidir, por eso se prefiere dejar, por ejemplo, al azar o a otras personas la responsabilidad de decidir. En realidad, la indecisión tiene que ver con la dificultad en asumir responsabilidad por la decisión tomada.

Lo cierto es que, una vida no decidida de manera consciente y activa no tiene una forma clara, queda en una promesa, una posibilidad de lo que hubiese sido si…  Usted ha escuchado esa frase: Y si yo hubiese…

Ahora, la suma de indecisiones, no solo nos priva de vivir plenamente la vida que nos fue dada para consumirla y usarla para ser y lograr lo que queríamos, sino que también comenzamos a ver nuestra existencia como si fuera una obra inconclusa, de posibilidades que se frustraron que se titula:  «que hubiese sido de mi vida si».

Además, cuando nos negamos la posibilidad de decidir, por temor al fracaso, a fallar, paradójicamente, renunciamos a la posibilidad de éxito, a lo que pudo ser, pues no asumimos el riesgo de salir a encuentro del éxito, por el temor a equivocarnos, por la renuencia a tomar riesgos, por la incapacidad para manejar la complejidad y la incertidumbre, o por la razón que sea. En el fondo el temor al fracaso, no es más que el temor a exponer nuestro ego, a experimentar el rechazo o la decepción de las personas, por eso a veces se prefiere permanecer en la comodidad, en el estatus quo.

El temor al fracaso inhibe la toma de decisiones oportuna

Yo diría que “Uno de los riesgos más grandes de la vida consiste en tomar tantas precauciones para que nunca exista el fracaso ni el error”, eso hace que se termine difiriendo, o procrastinando tanto lo que necesitamos decidir y hacer, y que se puedan perder muchas oportunidades.

Pero si ha intentado hacer algo y se ha fracasado, se está en mucha mejor posición que cuando se tiene éxito por casualidad sin hacer algo, porque como Stephen Covey dice: “La vida es aprendizaje, tanto a partir de nuestros errores como de nuestros aciertos”. En la vida – dijo alguien -, “el único error verdadero es aquel del que nada aprendemos”. El fracaso es parte de nuestras vidas; y el fracaso no es neutral, sino que, nos prepara para el éxito, si nos mantenemos en el camino con enfoque y perseverancia, y aprendemos del fracaso (lado positivo del fracaso). “Fracasar” da la resistencia para continuar y la sabiduría para tomar mejores decisiones la próxima vez. Pero sin intentar ni ensayar no hay posibilidad de aprendizaje.

No tomar decisiones puede ser muy costoso

Esta renuencia a tomar intencionalmente decisiones, nos mete es un círculo vicioso, del que después cuesta salir. El inhibirme a decidir y actuar deliberadamente, me sumerge en la inacción. La falta de acción nos mantiene en la inexperiencia y nos priva del aprendizaje, y la inexperiencia crea incapacidad al impedirnos desarrollar las destrezas y habilidades que vienen a través de la experiencia. Y esto puede cronificar la indecisión en nuestras vidas.

Así que, no se quede engatillado…. Viva, experimente, elija… equivóquese, porque lo peor que nos puede pasar es que nos quedemos como semilla. Una semilla es la promesa de un árbol que nunca se sembró y que nunca dio fruto.

Carl Gustav Jung, dijo alguna vez: “…realicen su vida de la mejor manera que puedan, incluso si está fundada en el error, pues la vida debe ser consumida, y a menudo se alcanza la verdad a través del error”. A veces requerimos un proceso de Ensayo y Error para avanzar y crecer…

Yo concluiría diciendo que la «no acción» es una extendida manera de decidir en múltiples esferas, en especial cuando el problema se presenta complejo y riesgoso, y puede dejar muestro ego demasiado expuesto, en evidencia, si fallamos a la hora de elegir o actuar.  Pero no decidir no es una acción neutral, sigue siendo una decisión, pero por omisión, e igual confronta con las consecuencias de haber decidido por omisión. 

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This