¿Qué es el perdón?

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
13 septiembre 2022

Según el diccionario Larousse Ilustrado el perdón es renunciar a obtener satisfacción o venganza de una ofensa recibida, no guardando resentimiento ni rencor.

Desde la perspectiva de las ciencias del comportamiento humano, el perdón se concibe como un ejercicio terapéutico hacia uno mismo, en el sentido que el perdón es un acto unilateral que no precisa del ofensor, y cuyo principal beneficiario del acto de perdonar es la persona misma que perdona. El perdón ayuda más a uno mismo que a la persona que nos ofendió.

El perdón no es un con concepto superficial, ni una simple práctica religiosa, ni una mera reflexión ética y filosófica, ni tampoco una técnica terapéutica más. El perdón toca y compromete lo más hondo e íntimo del ser humano. Es un proceso que es más que la sumatoria de esas perspectivas. El perdón es una profunda experiencia emocional y espiritual.  En primera instancia el perdón es un ejercicio terapéutico hacia uno mismo.

Esencialmente el perdón es el proceso de renuncia voluntaria y gratuita (dolorosa labor de renuncia) a un derecho sobre el victimario u ofensor. Implica renunciar a la deuda contraída por el agresor, como consecuencia de la ofensa infligida o el daño causado.

Bajo esta definición, el ámbito de acción del perdón es moral, más que jurídico; intrapersonal más que interpersonal. El que perdona es el que suelta la ofensa y agravio al perdonar. Este proceso conlleva la modificación de las emociones (requiere dejar ir las emociones negativas) y actitudes negativas hacia el ofensor, lo cual exige responsabilizarse por las propias emociones. También implica un cambio de conducta: dejar las conductas destructivas hacia el ofensor por conductas constructivas.

 Desde la perspectiva bíblica el perdón conlleva la idea de “liberar”, “enviar lejos” o “soltar”. Por tanto, en términos bíblicos, el perdón es la cancelación voluntaria y por amor de una deuda.

En cierto modo, perdonar es soltar a un prisionero y descubrir que, al dejarlo libre, también nos liberamos nosotros. Conlleva el soltarse de las ataduras del pasado. Implica dejar ir el rencor y el dolor. Ese soltar se traduce en reconocer que no se puede hacer nada para cambiar el pasado, pero permite liberarse de él. De esta forma se libera la energía utilizada en el resentimiento, para usarla en sanar y cambiar la realidad presente.

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

 

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This