Icono del sitio Vida Efectiva

¿Sabe a dónde va su tiempo?

¿Sabe usted, realmente, a dónde va su tiempo?

Le animo a llevar un registro temporal por espacio, por lo menos, de una semana, indicando las actividades en la que consume las horas del día. Tal vez se sorprenda, por el número de horas que le dedicamos a la televisión, a atender cosas que por no haberlas planificado se convierten en emergencias, o a cosas improductivas o poco beneficiosas.

Saber a dónde va nuestro tiempo implica invertirlo con intencionalidad en prioridades, no malgastarlo enteramente en atender urgencias. No diluirlo en actividades rutinarias, que no contribuyen a la consecución de nuestras metas y sueños.

Para saber a dónde se va nuestro tiempo resultar más útil una brújula que un reloj. El reloj cuenta nuestro tiempo, pero la brújula nos da sentido de dirección. El reloj nos ayuda a planificar nuestro tiempo, mientras que la brújula nos ayuda a administrarnos a nosotros mismos. Un enfoque, el del reloj, hace énfasis en las cosas y el tiempo; y el otro, el de la brújula, hace énfasis en las expectativas, en los resultados y en la contribución.

Para saber hacia dónde se va nuestro tiempo, no es necesario sacar cálculos de en qué cosas lo utilizamos, lo cual sería laborioso, e implicaría estar contabilizando como lo gastamos, lo que implicaría vivir según el paradigma del reloj, lo que nos puede hacer esclavos del tiempo; sino más bien tener claro en que invertirlo, tener clara la dirección donde utilizarlo, lo que conlleva a usar metafóricamente una brújula.

¿Qué aporta o mide la brújula?

Una brújula aporta dirección, y eso puede ser más útil para gestionar el tiempo.

En este caso el énfasis no está en administrar estrictamente nuestro tiempo, sino en administrar nuestra vida. Y para tal propósito puede ser más utilizar parámetros como: visión, misión y valores. Tener una visión clara de lo que queremos llegar a ser y hacer. Eso aporta direccionalidad a nuestros esfuerzo y uso de tiempo. Y mejor si esa visión está estructurada en metas específicas. Una visión hace que la dirección en qué invertir el tiempo sea clara. También nos brinda claridad de prioridades.

Tener una misión de vida, o tener clara las razones por las que hacemos las cosas. Ese definirá el tipo de roles que queremos y conviene desempeñar. Eso aporta motivación y sentido de propósito. Convicción de estar viviendo la vida de la forma que queremos vivirla.

Y tener valores claros y jerarquizados que actúan como normas de actuación, que direccionen la forma como nos desempeñamos. Eso aporta además congruencia y consistencia en nuestro caminar, de modo de nos desviarnos. Entonces, nuestra acción en el tiempo, es enfocada y congruente. Entonces, no cederemos ni caeremos ante las manipulaciones de otras personas, ni de los distractores y ladrones de nuestro tiempo.

Por otra parte, a lo que dedica su tiempo es a lo que usted le confiere importancia, más allá de lo que usted dice que es importante para usted.

¿Qué es importante para usted?

La respuesta es: ¿a qué actividades le dedica más tiempo? El uso del tiempo es un indicador muy elocuente de lo que es verdaderamente importante para nosotros. A lo que le dedicamos más tiempo, es lo que es verdaderamente importante para nosotros.

En una ocasión actuando como coach, realice un ejercicio de alineación de valores con un gerente de una empresa. El ejercicio consistía, inicialmente, llenar una hoja de cálculo en Excel, donde se colocaba la distribución del tiempo, según se invertía a lo largo de una semana. Mientras introducía  (tiempo de trabajo, conducir el vehículo, comer, dormir, tiempo de jugar con los hijos, etc.) los datos en la hoja de cálculo, paralelamente se iba formando una torta que resumía, como la persona invertía su tiempo a lo largo de la semana.

Por cierto este hombre afirmaba que su valor más importante era la familia, pero al ver los datos del uso de su tiempo en una semana, graficados en una imagen, se quedó sorprendido de que le dedicara tan sólo 12% de su tiempo semanal a su familia.

Para reflexionar:

¿Por qué es importante saber a dónde va nuestro tiempo?

 Dice la Biblia que la vida del hombre es neblina que aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece”. Por eso es tan importante saber a dónde va su tiempo. Porque nuestro tiempo como nuestra vida es limitado. Tenemos una sola vida, por lo que tenemos que vivirla con sabiduría. Y parte de esa sabiduría está relacionada con saber usar el tiempo correctamente. Al respecto dice la misma Biblia: “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos”.

#tiempo #CRONOS #TiemposDeCambio #TiemposMejores #tiempodecalidad #liderazgo #liderazgoExpansivo #liderazgopersonal #liderazgoemprendedor #liderar

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

 

Salir de la versión móvil