Comprender la metáfora de la ola para gestionar exitosamente la ansiedad

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
16 mayo 2022

Imagina que estás en el mar con el agua hasta los hombros, y mientras estás tranquilo en el agua, observas que una gran ola se aproxima, y te sientes intimidado, sin bien sabes que no es una ola mortal. Cuando se acerca te da miedo y por instinto tratas de alejarte de ella, pero al alejarte, la ola se vuelve más fuerte y atemorizante y aparentemente sigue persiguiéndote, así, mientras más te alejas de la ola, más grande se volverá y terminará siendo tan fuerte en proporción a cuánto te alejas; en cambio, si no sucumbes al temor a la ola, ni a las subsecuentes, el atropello será fuerte al inicio, pero si sigues sin sucumbir, ciertamente será cada vez menor.  Y puede que la ola al enfrentarla, te arroje, y te haga perder momentáneamente el control y quedes llenos de arena; pero no pasará de allí.

La idea es no resistirse a la ola para quitarle así fuerza

Cuando nos resistimos a la ola, ésta nos lanza y nos revuelca en el agua. Pero si en vez de resistirnos (bloquearla) nos movemos al ritmo de las olas, brincamos y subimos con ella cuando se eleva, y bajamos con ella cuando ella decae. Así, fluyendo con la ola, terminamos perdiéndole el miedo, y evitamos que nos golpee y revuelque en la arena.

Hay una semejanza en cómo funcionan las olas del mar y la ansiedad

La ansiedad es así como las olas que suben y bajan. No hay, pues, motivo para temerle. Necesitamos fluir con ella. En realidad, la ansiedad se convierte en un problema cuando dejamos de fluir con ella (dejarla ser y dejarla estar), y empezamos a resistirnos a ella, y queremos salir rápido de ella. Por el contrario, al aceptar lo que estamos sintiendo en esos momentos, y aceptar los síntomas que acompañan a la ansiedad, le quitamos fuerza, y comenzamos a transformarla a favor nuestro.

Muchas veces los problemas (amenazas y riesgos) son exactamente igual; nuestros pensamientos, o emociones, como la ansiedad, son desagradables de inicio, pero si huimos de ellos, sin saber, lo único que haremos es hacerlos más grandes y darles más importancia; en cambio, si no sucumbimos a los mismos y, al contrario, los aceptamos tal cual, aunque al inicio nos perturben un poco, al final se volverán cotidianos y menos importantes, permitiéndonos ser más flexibles y, paradójicamente, emocionalmente más estables al abandonar la lucha por la estabilidad emocional.

Un paso importante para gestionar con efectividad la ansiedad es dejar de evitarla y aprender cómo dejar de luchar con ella.

Superando la ansiedad a través de la aceptación

La característica distintiva más común de los estados de ansiedad es la evitación vivencial, la renuencia a vivir situaciones estresantes o desagradables que de turno nos toque vivir. El ansioso tiende a evitar aquellas acciones o situaciones que cree le pueden producir o incrementar los síntomas de la ansiedad.

Pero resistirse o luchar contra la ansiedad, e intentar hacer que desaparezca, suele aumentarla. Los intentos por suprimir y eliminar los síntomas de la ansiedad, terminan por empeorarlos. Además, la evitación vivencial nos hace sumergirnos en una forma de vivir en la que lo único que tiene sentido es evitar el sufrimiento y la ansiedad, al punto de que esa motivación se convierte en la agenda principal en nuestra vida, aunque lo que se consigue es el mantenimiento y el aumento de la ansiedad. Así que, un paso importante para superar la ansiedad, es aprender a aceptarla.

La aceptación, pues, conlleva una disposición o actitud de mantener el contacto con las vivencias internas (pensamientos, emociones, etc.), o los acontecimientos que puedan originarlas, aunque sean desagradables e indeseables, adoptando en el camino una postura de apertura, reflexión, flexibilidad y deseos por crecer.

Cuando aceptamos la ansiedad, le quítanos fuerza

Cuando aprendemos a aceptar lo que nos ocurre, algo de nosotros deja de resistirse: de luchar contra la vida, contra uno mismo, contra nuestro cuerpo. Entonces, somos capaces de generar los cambios que necesitamos hacer, y nos habilitamos para gestionar constructivamente la ansiedad.  Cuando dejamos de resistirnos la ansiedad comienza a ceder.

Mientras más se evita la ansiedad, más se fortalece.

La ansiedad se eleva en proporción a cuánto uno trata de destruirla. Carl Jung lo expresó magistralmente:

“Lo que se resiste, persiste”. 

Así como la forma de efectiva de lidiar con una ola es no resistirse a ella y fluir más bien con ella, para así evitar que nos tumbe; así necesitamos fluir con la ansiedad y dejar de resistirnos a ella, para así quitarle su fuerza.

Recuerda que las olas son inevitables estando en el mar; así como los acontecimientos y eventos estresantes con inevitables viviendo en el mundo. No podemos quitarle al mar sus olas, como no podemos quitarle al mundo los eventos desagradables. Sólo podemos fluir lo mejor que podemos con ellos, perderles el temor, y aprender a gestionarlos de la mejor manera.

El objetivo de la metáfora de las olas en la playa es brindar la posibilidad de considerar la aceptación como una alternativa a la necesidad de control.

¿Qué harás la próxima vez que tengas una sensación de ansiedad o un pensamiento desagradable? ¿Darás un paso atrás tratando de huir de ellos, o dejarás que la ola (los síntomas y las sensaciones) te lleve sin oponer resistencia? ¿Cuál crees que sería la mejor decisión a mediano y largo plazo?

#ansiedadgeneralizada #ansiedades #vivirsinansiedad #noansiedad #sinansiedad

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

Para más información puedes consultar el libro CÓMO MANEJAR LA ANSIEDAD (DISPONIBLE EN AMAZON).

Ver enlaces con series acerca de la ansiedad:

¿Qué es la ansiedad?

 

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This