En el liderazgo es más efectivo unificar fines que unificar medios

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
13 noviembre 2021

El líder puede influir, motivar, instruir, amonestar, pero el trabajador decide hacerlo. ¿Cómo canalizar, entonces, a las personas al desempeño? La respuesta es definir con claridad y precisión los resultados esperados y después permitir que cada quien encuentre su camino para alcanzarlos.

Definiendo claramente las expectativas

En ese sentido, el líder necesita aprender a comunicar con efectividad en cuanto al desempeño esperado de sus colaboradores. No basta con tener expectativas positivas de los colaboradores, si esas expectativas no son comunicadas oportunamente.

Las personas tienden a amoldarse en su desempeño a las expectativas que otros tienen de su ejecución. El tener expectativas altas y comunicarlas adecuadamente, actúa como un elemento de motivación y refuerza la autoconfianza y el sentido de competencia y eficacia de los colaboradores.

Respetando el estilo propio de cada persona

Cada persona tiene propio estilo de hacer las cosas, sus propias motivaciones y sus propias necesidades; por esta diversidad dirigir a veces se hace complejo; pero a su vez la organización tiene unos objetivos que alcanzar.

Por eso, es más eficiente y efectivo unificar los fines que unificar los medios (métodos y recursos). De esta forma también se evitan los moldes y estereotipos (cada vez que se impone una regla se elimina alguna alternativa), a la vez que se estimula la creatividad de las personas, y se da oportunidad para que el talento se exprese. Al respecto comenta Marcus Buckingham:

“La forma más eficiente de convertir el talento de una persona en desempeño es ayudar a esa persona a encontrar su propio camino de menor resistencia hacia los resultados deseados”.

Al definir claramente los resultados, dejando grados de libertad para que la gente encuentre sus caminos naturales para lograr los resultados, se potencia también la confianza y seguridad en ellos mismos y la asunción de la responsabilidad por sí mismos.  La conclusión es evite controlar. El control en el fondo crea dependencia y trunca la iniciativa. Mucha de la cultura empresarial sobre dirección del trabajo, se basa en el control, más que en el empoderamiento. Obviamente facultar a los empleados sin ejercer ningún control puede destruir el valor de la organización. Dice Marcus Buckingham: “Los empleados deben cumplir con ciertos pasos obligados en todos los aspectos del trabajo relativos a la exactitud y seguridad”. Las normas son los pilares del aprendizaje.  La pregunta es, ¿qué es más eficaz, imponer la forma como se debe hacer el trabajo o convertir el talento en desempeño?

  • ¿En dónde está su énfasis como líder: unificar fines o unificar medios?
  • ¿Cómo comunica sus expectativas a sus colaboradores?

#liderazgo #comunicarexpectativas #finesvsmedios

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This