Los 5 factores clave de dominio personal para maximizar tu liderazgo

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
25 marzo 2020

La primera y gran victoria es conquistarse a sí mismo. Platón

Liderazgo es dominio de uno mismo

El dominio del arte de liderar requiere de la maestría de la gestión propia antes de liderar a otros.

El líder primero gobierna sobre su propia vida. De esta forma, de adentro hacia afuera, desde el dominio propio, se logra dominar la tarea, el tiempo, el contexto (entorno) y las relaciones.

Lo que distingue a los líderes de sus seguidores es la capacidad para desarrollar sus destrezas y habilidades y mejorarse como persona de forma integral.

Por otra parte, el dominio de uno mismo se traduce en orden interno, congruencia y poder personal. 

Cinco elementos clave para lograr maestría personal

Hay 5 factores en los que se requiere lograr dominio personal, por ser cruciales en el ejercicio del liderazgo: tiempo, talentos y habilidades, emociones, valores y hábitos.

Tiempo

Sin control del tiempo no se puede pretender dominar nada más, ni gestionar con efectividad ninguna de las otras esferas. El tiempo es el factor que más limita nuestro desempeño; y es totalmente irremplazable, no tiene un sustituto.

Esto debe darnos una clara orientación sobre el valor del tiempo, que es igual al valor de nuestras vidas. Cuando el tiempo se nos escapa de las manos, con él se escapa también la vida, porque el tiempo es la materia prima de la que está hecha la vida. La forma como una persona valora su vida, es proporcional a la forma como valora su tiempo. El cómo usemos el tiempo afecta nuestra efectividad, nuestros resultados y logros.

Talentos y habilidades

La efectividad surge por el ejercicio de un rol para el cual se cuenta con los talentos y habilidades para ejecutarlo. Sin el desarrollo de nuestros talentos y habilidades, restamos en la ejecución efectiva de nuestras tareas.

Nuestro mejor desempeño está relacionado con el área donde contamos con nuestros mejores argumentos, vale decir, con los talentos y habilidades desarrollados.

Ahora, no basta con identificar nuestros talentos y habilidades naturales, necesitamos, además, convertirlos en fortalezas añadiéndoles conocimiento y destrezas prácticas. La maestría surge del desarrollo de nuestros talentos y habilidades.

Emociones

La gestión emocional madura es esencial para desarrollar un carácter firme y congruente, factor esencial para lograr la estabilidad necesaria para desarrollar talentos, habilidades, destrezas y hábitos de efectividad. Bien dice el dicho:“La estabilidad desata la habilidad”.

La estabilidad emocional es la plataforma sobre la que se construye la gestión efectiva. Es necesario, entonces, desarrollar inteligencia y dominio emocional, si queremos se efectivos en lo que hacemos.

Valores

Sin la alineación con un sistema de valores que brinden congruencia, sentido e identidad, es difícil que nuestras acciones sean consistentes. La falta de alineación con los valores personales, perdemos el sentido de las prioridades, además tendemos a desviarnos de nuestra visión y misión en nuestro quehacer diario. Sin alineación de nuestras acciones con nuestros valores, perdemos congruencia.

Los valores son una brújula necesaria para orientarnos en nuestro desempeño. El buen desempeño está relacionado con la habilidad de traducir los valores en acciones. Los líderes necesitan clarificar sus valores, para poder alinear a éstos las acciones, estrategias y metas.

Hábitos

Los hábitos son el carácter real. Modificar nuestros hábitos es modificar nuestro carácter. Los hábitos regulan cerca de 90% de toda nuestra actividad diaria, por lo tanto, sin desarrollar hábitos de efectividad personal, es difícil avanzar en la consecución de nuestras metas y objetivos. El dominio de nosotros mismos es el dominio de nuestros hábitos. Un líder efectivo es una persona que practica hábitos de efectividad.

Para reflexionar:

  • ¿Gestionas con efectividad tu tiempo?
  • ¿Tus hábitos de vida facilitan o entorpecen tu efectividad personal?
  • ¿Percibes alineamiento entre tus valores identificados y tus comportamientos (desempeño)?
  • ¿Tienes conciencia de cuáles son tus talentos y habilidades dominantes?
  • ¿Tu gestión emocional ayuda al logro de tus objetivos de vida?

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

#vidaefectiva #liderazgo #coaching

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

1 Comentario

  1. Lilausari

    Hello to all
    In this difficult time, I honey you all
    Esteem your strain and friends

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This