Entendiendo mis polaridades

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
20 febrero 2021

La polaridad fundamental está en querer vivir y morir, sufrir y gozar, tener éxito y fracasar, sin llegar a tomar conciencia de lo que está pasando”. Manuel Barroso

EL PROCESO DE LA POLARIDAD ESTÁ EN LA NATURALEZA MISMA DE VIDA

Es inmanente a todos los procesos y acontecimientos de la vida, sean de carácter biológico o social – cultural. Está implícita en la propia naturaleza y dinámica de la vida: su estructura, sus procesos, sus interconexiones. Como dice Wilmon Henry Sheldon:

“La polaridad no se limita solamente a los dos polos en cuestión, sino que  impregna por completo las regiones dentro de cada uno; se halla en la estructura y comportamiento del átomo, de la célula viva, de la planta y del animal, del propio intelecto humano, del lenguaje, etc.”.

En toda situación, proceso u organismo vivo está presente la polaridad: noche – día, hombre – mujer, espíritu – materia, frío – calor. El ser humano no escapa a esta realidad. Nuestra naturaleza abarca innumerables manifestaciones de polaridad: impulso-inhibición, introvertido-extrovertido, sentimiento-razón. Así, por ejemplo, en el plano emocional tenemos la polaridad alegría-tristeza, amor-odio; en el plano fisiológico observamos la polaridad diestra – zurda, hemisferio izquierdo – hemisferio derecho, sistema nervioso simpático (catabolismo) – parasimpático (anabolismo).

De modo que la polaridad está profundamente arraigada en el funcionamiento del organismo, es así que la sed conduce a la búsqueda del agua, el calor a la búsqueda de la frescura, la tensión a la búsqueda de un alivio en la relajación (Doris Bersing). Agrega Guillermo Feo:

“Es un estado intrínseco a todo fenómeno natural, obviamente incluimos al ser humano. Lo cual quiere decir que usted y yo poseemos los contrarios de los rasgos que nos caracterizan. Puede ser que los ignoremos y /o neguemos, conscientemente o no, pero ello no los elimina. Permanecen latentes, potencialmente listos para manifestarse en cualquier momento”.

¿QUÉ ES LA POLARIDAD?

Según Guillermo Feo, la polaridad “es un estado intrínseco a toda circunstancia, hecho o fenómeno natural, consistente en la existencia de dos puntos opuestos llamados polos”.

Y como apunta el propio Feo, no se trata de una “simple condición dual en la cual los contrarios se oponen y paralizan entre sí”, y permanecen irreconciliables e irremediablemente orientados a objetivos divergentes; lo cual sería admitir una visión dualista de la realidad.

El dualismo plantea que la realidad está dividida en dos partes o ámbitos totalmente distintos e inexorablemente opuestos. Esta visión o paradigma del hombre reduce la existencia humana a una concepción mecanicista, asimilando el funcionamiento de la vida humana a la de un reloj. Esta forma dual de ver la realidad es la que da lugar a la aparición del aspecto insano de la polaridad (polaridad desintegrada), al concebir al ser humano como un ser dividido en innumerables categorías polares irremediablemente separadas.

MAPAS Y POLARIDADES

El hombre con su forma de pensar y visión con que aborda y concibe la realidad, proyecta su forma de ser y estar en el mundo, percibiéndose como un sistema y, en consecuencia, abordándose y expresándose como una totalidad integrada o, por el contrario, percibiéndose y asumiéndose con una naturaleza dual, inevitablemente irreconciliable, dando lugar a  disfuncionalidades polares (polaridades desintegradas), tanto en el funcionamiento corporal, como conductual y conceptual, las cuales crea y alimenta cotidianamente. Al respecto Manuel Barroso dice:”La polaridad no existe sino la hacemos existir”.

Pero el hombre es más que un conjunto de categorías polares; es un sistema integrado e interconectado, una totalidad. Así, los polos que lo constituyen no forman realidades separadas, sino que forman parte de una misma totalidad. Estos polos aunque opuestos y diferenciados mantienen una dinámica procesal, “cooperando como soportes mutuos”, a la vez que se oponen, dando lugar así a una mezcla de tensión y complementariedad, que conlleva a procesos de diferenciación y de integración que definen la naturaleza esencial de la vida.

El mapa: factor esencial para gestionar la polariades

Nuestros mapas, pues, son determinantes en la aparición de polaridades desintegradas o polaridades en equilibrio. ¿Cómo influyen nuestros mapas introyectados (impuestos, ajenos a nuestras necesidades) o metabolizados (formados con la conciencia de nuestras necesidades, asumidos responsablemente) en el proceso de alienación o identificación de alguno de los polos opuestos? Nuestras creencias y mapas nos llevan a la aceptación / alienación de cualquiera de nuestras categorías polares, bien al identificar los polos como parte de una misma totalidad o al crear  maneras parcializadas y anti-naturales de ser y estar en el mundo, al alienar alguno de los polos.

Este proceso de alienación de uno de los polos es más probable sobre todo cuando se trata de constructos culturales y no de realidades biológicas” (Doris Bersing), producto de la influencia (creencias y concepciones dualistas) del medio ambiente socio-cultural en el que nacemos y nos desarrollamos. Muy acertadamente dice Manuel Barroso que el mapa ajeno polariza, refiriéndose al mapa introyectado por la acción impositiva de otros (padres, escuela, etc.). El mapa introyectado divide a la persona de forma tal que ésta comienza a ir en dos direcciones opuestas y contradictorias: bueno y malo, obediente y rebelde, tierno y duro, agradable y desagradable, complaciente y tirano (Manuel Barroso).

POLARIDAD DESINTEGRADA

Cuando negamos un polo y comenzamos a vivir en forma “inconscientemente parcializada”, con una visión dicotómica de la realidad: autocrático  vs democrático, estructurado vs desestructurado,  pensamiento vs sentimiento, cuerpo vs alma, la polaridad se convierte en insanidad (polaridad desintegrada) . Como dice el Dr. Feo:

Se pretende vivir con lo que contiene un platillo de la balanza, desconociendo la existencia del otro. Se cree estar en blanco ignorando el negro. Se cierra un ojo y se cree tener la visión completa. Se pervierte la vida dejando sólo a la Bella y negando a la Bestia…”.

Esta alienación de uno de los polos, que se traduce en el intento de control sobre el polo opuesto, da lugar a una tensión interna debilitadora que consume nuestra energía vital y dañan nuestra salud física y psicológica; en un desequilibrio que no consigue compensación, y que hace al hombre inefectivo en el contacto con el medio ambiente (el otro), como consecuencia de quela persona está utilizando la mitad de sus recursos, desperdiciando la otra mitad necesaria para funcionar como una unidad, totalidad fundamental para alcanzar el máximo de efectividad en el contacto con el medio…” (Guillermo Feo)

El no concienciar y asumir la responsabilidad por la existencia de los dos polos, conlleva a un estancamiento de nuestro flujo procesal, bloqueando el funcionamiento natural del organismo: reconocimiento, aceptación y expresión de las emociones, orientación a la satisfacción de necesidades, tendencia al contacto nutritivo, búsqueda del equilibrio, etc., al paralizarnos como consecuencia de polarizar nuestra energía en dos direcciones. Este estancamiento se traduce en desintegración de la personalidad, al desconocer nuestras propias partes constituyentes; en el debilitamiento de nuestra capacidad de elección, al limitarnos a actuar únicamente bajo la dirección del polo identificado, negándonos así las opciones del polo alienado; en  la negación e incapacidad para el contacto efectivo, al restarnos flexibilidad y capacidad de comprensión de las conductas y actitudes de otras personas, que son opuestas a las nuestras, pero que por tenerlas alienadas no somos capaces de reconocerlas y manejarlas efectivamente. Por ejemplo, observemos la polaridad fuerte y recio vs frágil, delicado y suave. Si tengo, por ejemplo, alienado el polo frágil y delicado, y todas mis conductas son direccionadas por el polo fuerte, resulta muy conveniente si tengo que defenderme de un asaltante; pero puede ser contraproducente, si tengo que lidiar con un bebe de quince días de nacido, porque para cada situación aplica mejor uno de los dos polos. No puedo resolver efectivamente todas las demandas de la realidad desde uno sólo de los polos. Necesito ambos.

La falta de conciencia impide integrar nuestras polaridades

La falta de aceptación responsable de alguno de nuestros polos nos conduce al contacto inauténtico, como consecuencia de laparcialidad inconsciente hacia un polo y la negación del otro. Una polaridad no reconciliada – desintegrada – nos inhabilita para el contacto efectivo. La polaridad nace de la pérdida de contacto con su propia experiencia, la distorsión o la negación de la misma (Manuel Barroso). Se mantiene, entonces, un pseudo contacto y hay una afirmación en la no experiencia y en la negación. Nos convertimos, sin percatarnos, en buitres-ciervos, negando el buitre; en lobos-ovejas, negando el lobo y realzando la oveja (Manuel Barroso).

La polaridad en este sentido es, como dice Manuel Barroso:

Energía que ya no se dirige en la dirección del crecimiento, según las necesidades del individuo, es el proceso a través del cual el individuo organiza y simboliza sus creencias acerca de sí mismo, de su contexto y del mundo externo ajeno a sí…”.

Pero experimentar crecimiento personal supone integrar las diferentes partes que conforman el sistema humano y sus opuestos. Cuando un polo está alienado, excluimos una gama importantes de elecciones y comportamientos potenciales existentes en nuestra condición y posibilidades como seres humanos. En tal situación nuestra forma de ser y estar en el mundo es inauténtica, por carecer de uno de los elementos constituyentes y definitorios de nuestra naturaleza. En este caso, la forma de andar en el mundo es la del control, excluyendo la opción de la libertad: espontaneidad, autenticidad, congruencia, autonomía. Perdemos además flexibilidad y adaptabilidad, pues al tener un polo alienado sólo contamos con las opciones que nos provee el polo identificado y aceptado, pero tenemos vedadas las posibilidades que potencialmente posee el polo rechazado – alienado.  Esta situación nos coloca en una posición de vulnerabilidad y desventaja en nuestra interrelación con el medio ambiente.

INTEGRANDO NUESTRAS POLARIDADES

Pero al integrar nuestras polaridades podemos vernos y percibirnos en toda nuestra potencialidad – totalidad, desde una visión holística; nuestro funcionamiento se hace también más espontáneo: auténtico. Por otra parte, crecemos en nuestra capacidad de adaptación y gama de respuestas en nuestro intercambio con el medio ambiente, lo que incrementa considerablemente nuestra posibilidad de nutrirnos en nuestro intercambio con el entorno. El organismo, además, restablece su equilibrio y capacidad de autorregularse.

Integrar nuestros polos opuestos implica que potencialmente ambos polos están disponibles para moverme e interactuar con libertad con el medio ambiente. En tal estado me percibo interiormente y me siento capaz de desplegar todo el abanico de posibilidades de comportamientos y actitudes que me ofrece cada polo. Entonces, entrarán en juego mis recursos: valores, competencias, preferencias, para optar con libertad por las posibilidades que me ofrece cada polo en particular, según mi conveniencia, mis necesidades y las circunstancias del momento. De esta forma puedo dar una respusta más contextualizada y adaptada a las demandas del entorno, pues dispongo de todas mis posibilidades para ser flexible en mi respuesta con lo que el entorno demanda. No puedo resolver todas las demadas de la realidad desde uno sólo de los polos. Necesito de ambos polos.

Importancia de reconocer los polos extremos como parte de una misma totalidad

Es importante constatar que el hecho de conocer una característica y aceptarla no implica que ella tenga que presentarse de manera acentuada o activa en la conducta” (Doris Bersing).

Así, por ejemplo, el hecho de reconocer mi parte violenta no hace de mí una persona violenta. Por el contrario, al aceptar nuestra parte violenta, la debilitamos a partir de la aceptación de ella y su contrario (nuestra parte pacífica). Pero si en vez de aceptar nuestra parte violenta, la negamos y reprimimos, en un momento determinado podemos dar lugar a una irrupción descontrolada de violencia peligrosa. Mi libertad de elección y mi capacidad de decisión son limitadas (estereotipadas, alienadas) a menos que me sienta y me perciba capaz de lo que me posibilita cada uno de los polos. En este sentido, la integración de mis polos me hace más auténtico y congruente.

Para el ser humano la polaridad representa la diferenciación e integración de la naturaleza. La diferenciación conduce por sí misma a polaridades. El éxito en integrar los polos opuestos está en encontrar el punto de la adecuada tensión que utiliza cada uno de los dos polos de manera constructiva. Al integrar rasgos opuestos, completamos nuevamente a la persona. Por ejemplo: debilidad y bravuconería se integran como una silenciosa firmeza. Tal persona tendrá la posibilidad de ver la situación total sin perder los detalles. De este modo, obtiene una mejor perspectiva que le permite enfrentar la situación mediante la movilización de sus propios recursos.

#polaridades #mapas

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

Quizás te interese leer..

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This