¿Cómo educan con efectividad los padres?

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
28 enero 2021

“Instruye (enseña) al niño en su camino (carrera); y aún cuando sea viejo, no se apartará de él” (Proverbios 22: 6)

Los padres educan a través de la instrucción, el modelaje, los contactos realizados, los vínculos construidos y los contextos organizados. Hay tres formas de educar – formar que quiero destacar:

  • Los padres educan a través de los contextos organizados en el hogar

El mundo está lleno de influencias tóxicas y destructoras de la familia, y los padres necesitan crear un contexto cultural familiar que sirva de dique que proteja de dichas influencias, a la vez que cree una atmósfera donde los hijos puedan florecer adecuadamente. “Sigue mis mandatos y vivirás…No des la espalda a la sabiduría, pues ella te protegerá; ámala, y ella te guardará…Te enseñaré los caminos de la sabiduría y te guiaré por sendas rectas. Cuando camines, no te detendrán; cuando corras, no tropezarás”. (El rey Salomón)

Es, pues, responsabilidad de los padres crear el ambiente – estructura – en la que quedan organizados los vínculos y las relaciones. Los padres necesitan definir los marcos de referencia que regulan las interacciones en el hogar, que luego servirán de referencia para la vida en sociedad. Esta estructura incluye el sistema de valores, principios y creencias; y requiere también invertir tiempo familiar abundante y de calidad, así como la construcción de una hermosa cultura: el espíritu de la familia, el clima o atmósfera del hogar, su carácter, la profundidad y la calidad y madurez de las relaciones. Todos estos elementos proporcionan la estructura fundamental para un sano crecimiento de los hijos.

Definiendo el contexto de los hijos

Los padres educan organizando los contextos donde el niño se desarrolla: normas, reglas, mapas, valores, límites, etc. Este contexto sano crea la estructura psicológica donde el niño se puede desarrollar en forma funcional y saludable.

Esta estructura psicológica, si se instala funcionalmente, se convierte luego en una estructura portátil para la efectividad, en la forma de cosmovisión, mapas, paradigmas, valores, definiciones personales y hábitos, que el niño, el adolescente y, posteriormente, el adulto llevará a todas las esferas de vida (familiar, laboral, social) donde genere interacción. Esa estructura actuará como marco de referencia para sus decisiones; y le dará un anclaje en un núcleo sólido que conforma su esencia y su identidad. Por otra parte, esa estructura le guardará de las influencias tóxicas y negativas del entorno. Le permitirá, además, vivir con congruencia, integridad y entereza en medio de entornos cambiantes y complejos; cargados, muchas veces, de ambigüedad e incertidumbres. Instruye (enseña) al niño en su camino (carrera); y aun cuando sea viejo, no se apartará de él (Proverbios 22: 6).

Estructura modela conducta

Hay un dicho que reza “estructura modela conducta”. Los padres necesitan crear la estructura (valores, mapas, normas, tradiciones, costumbres, vínculos, hábitos, etcétera) que modelen y regulen – eduquen y formen – las actitudes y comportamientos de los miembros de la familia, que le den forma a la experiencia de ser familia. El contexto es modelador de creencias, mapas, actitudes y comportamientos.

Los padres necesitan, entonces, preguntarse: ¿qué clase de cultura están moldeando en sus hogares? ¿Es una cultura de honra o deshonra? ¿Es una cultura forjada con el amor como principio rector o es una cultura llena de injusticias, maltratos, y falta de presencia paternal?

Los padres requieren organizar un contexto familiar (tiempo, espacio, normas, valores, oportunidades, límites, etcétera) que direccione y le dé sentido y significado a la experiencia de ser familia, factor fundamental para el desarrollo y crecimiento saludable de los hijos. Si ese contexto está alineado con principios de efectividad probados a lo largo de la historia del hombre, tales como: el amor, la justicia, la verdad, la laboriosidad, entre otros, el resultado será vivificador, habilitador y constructor de individuos sanos y funcionales.

#familia #hogar #educación #contextos

Serie: El hogar: Centro de capacitación de las personas efectivas – Parte IV

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

Quizás te interese leer..

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This