El valor del autoconocimiento del líder

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
21 abril 2020

“Solo soy capaz de controlar aquello de lo que soy consciente. De lo que no soy consciente me controla a mí; la conciencia me capacita” (Sir John Whitmore).

El líder para ser efectivo necesita madurar en la conciencia de su propia interioridad, vale decir, tomar contacto con su propia realidad interior: emociones, necesidades, mapas, vocaciones, personalidad, etc. Esa comprensión que tiene de sí mismo es lo que le faculta para realizar un contacto nutritivo con el mismo y con el entorno que le rodea; es también la base de su efectividad intrapersonal e interpersonal como persona y como líder.

La clave para gestionar a otros de manera efectiva es manejarse uno mismo primero. Cuanto más conoces de ti mismo, más puedes relacionarte con los demás, desde una posición de confianza, seguridad en uno mismo y fortaleza. Weisinger.

El auto-conocimiento es la base para el desarrollo personal y el desempeño efectivo como líder

La vida interior es el sustento de la vida que desplegamos externamente: trabajo, relaciones, emprendimientos, etc.

Al respecto comenta Manuel Barroso:”La verdad es la vida interior, que se proyecta en la calidad de la gestión”.

Esa verdad a que se hace referencia es personal y exclusiva de cada persona; propia de su realidad íntima, de su yo interno:  las propias necesidades y emociones que buscan expresarse; los sueños y expectativas que afloran en una visión personal; las experiencias, procesos y aprendizajes que le confieren su identidad; los valores que guían sus actuaciones; los talentos y habilidades naturales que le dan sus competencias específicas y que son la base de su desempeño. En la medida, entonces, que la persona toma contacto con su vida interior, la conoce y comprende mejor, se habilita más para el ejercicio efectivo de sus roles.

Dice Manuel Barroso: “La efectividad es una disposición interior para hacer las cosas con la conciencia de la propia verdad, una fuerza interna orientada hacia la transformación, competencia de la autoestima, que le permite al individuo, llegar a donde quiere llegar, hacer las cosas que quiere hacer…La gerencia que no comienza por el mundo interior del líder, del no contacto consigo mismo, inconsciente de sus necesidades y sentimientos, termina siendo no sólo inefectiva sino perjudicial”.

Lideramos desde la autoconciencia

La plataforma sobre la cual ejercemos como líder no son las técnicas o metodologías que podamos utilizar, ni el conocimiento teórico que podamos haber adquirido sobre liderazgo en las universidades, sin desdeñar de su valor y utilidad. Ejercemos liderazgo desde el poder y la comprensión del yo mismo y su desarrollo.

Bien dice Peter Senge: “La calidad de nuestro liderazgo depende de la calidad de nuestra conciencia”.

Una cosa, pues, es el conocimiento teórico sobre el liderazgo y la gerencia, y otra es el conocimiento de mí mismo ejerciendo liderazgo a otros; el cómo me vivencio con mi estilo de liderar.

En el ejercicio de un liderazgo efectivo, pesa más la conciencia de sí mismo en el desempeño del rol de líder, con su estilo particular, vale decir, la forma como se experiencia y reconoce a sí mismo en su propia realidad interna funcionando como líder, que toda la formación académica y modelos teóricos aprendidos sobre el liderazgo.

Es la comprensión de la realidad interna lo que le da a la persona la medida del cambio personal necesario para mejorar como líder.

Desde la reflexión y comprensión de mí mismo es que despliego con efectividad mi potencial

Mi percepción y mi propia reflexión acerca de mi potencial personal son fundamentales para mi efectividad, así como el entendimiento que se tiene de las propias fortalezas y debilidades en el ejercicio del liderazgo. Es desde la conciencia sobre cómo se gestiona las emociones, que se puede ser un líder resonante. Sólo desde el conocimiento de los talentos y habilidades naturales es que se puede fortalecer el desempeño del liderazgo, y generar la auto-confianza para apoyarse en los propios recursos. La conciencia de las necesidades es lo que habilita para crecer y ser coherente.  La persona no puede apropiarse sino de aquello que tiene concienciado.

 El auto-conocimiento es el que faculta para crecer, cambiar, desarrollar, asumir responsabilidad, etc. Bien dice John Whitmore: “La conciencia conduce a la habilidad”.

El conocimiento del sí mismo sólo se puede aprender por sí mismo

La comprensión del sí mismo no se puede tomar prestada de algún libro, ni recibir por transferencia de otra persona, ni endosar a otro.

Al fin y al cabo, como dijo Nietzsche: “uno se experiencia sólo a sí mismo”.

Puedo dar mi sangre, mi conocimiento; pero, ”mí mismo”, imposible, es algo personal e intransferible. Esa conciencia de mí mismo, ni la puedo ceder, ni negociar, ni dar a otros porque dejaría de ser yo. Es la dimensión íntima de la conciencia pura, del contacto auténtico, verdadero, único y exclusivo.

Ser consciente es una elección personal

Vivir con conciencia no es automático, más bien es una elección en cada momento de la vida: aquí y ahora.

Dice Nathaneil Branden: “Tenemos libertad de obrar en pro de la ampliación o limitación de la conciencia. Podemos aspirar a ver más o ver menos. Podemos desear saber más o no saber. Podemos vivir conscientemente, o semiconscientemente, o (para casi todos los fines prácticos) inconscientemente. Este es, en definitiva, el significado del libre albedrío”.

El desarrollo de nuestra función consciente determina nuestro aprendizaje y crecimiento y la forma (efectiva- inefectiva) como contactamos con el entorno. Determina también nuestra forma de ser y estar en el mundo.

El líder, como toda persona, necesita crecer en este auto-conocimiento; en esa verdad de sí mismo, única, exclusiva e intransferible, propia de cada ser humano.

Para reflexionar:

  • ¿Eres consciente de tu potencial: talentos, habilidades, vocación, personalidad?
  • ¿Cuál es el grado de auto-conocimiento que tienes de tus hábitos, gestión emocional propia, mapas y paradigmas, desempeño?

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

 !Juntos podemos marcar una diferencia!

 #líder #autoconocimiento #conciencia

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

2 Comentarios

  1. DR. Hector Re

    Gracias por estas aportaciones necesarias para una vida efectiva en cuanto a liderazgo se refiere. Pero qué del autocontrol? Sería interesante trabajar el liderazgo sometido a presión de afuera y sobre todo la interna.

    Responder
    • Arnoldo Arana

      Estimado doctor Hector coincido con usted en cuanto al autocontrol como elemento importante para desarrollar liderazgo.
      El liderazgo se relaciona con el dominio que la persona logra de sí mismo: de sus emociones, talentos y habilidades, tiempo, prioridades…de todo su potencial.  Acertadamente dicen Kouzes y Posner: El dominio del arte del liderazgo es el dominio de uno mismo.
      Peter Senge lo dice de la siguiente manera: “El dominio de nuestra persona nos permite ser magistrales en lo que realizamos”. Me gustaría compartir con usted el artículo Liderazgo es dominio personal, que se encuentra en nustro blog, del cual anexo link….. Gracias por sus comentarios.

      https://vidaefectiva.com/coaching-y-liderazgo/liderazgo-es-dominio-personal/

      Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. El aprendizaje del liderazgo » Vida Efectiva - […] por comprenderse mejor uno mismo (los puntos débiles y fuertes, valores, personalidad, etc.). El autoconocimiento es indispensable para el…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This