La reflexión: una forma de hacer consciente el aprendizaje

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
12 abril 2020

La reflexión es una forma básica de aprender. Se aprende de lo que se hace conciencia. Arnoldo Arana

Sin reflexión, ¿cómo hacer conciencia ?

La reflexión facilita la generación de dos frutos importantes en el proceso de aprendizaje: la convicción y la resolución. Una mayor conciencia se traduce en una mayor convicción: certeza y confianza sobre lo que se tiene y quiere hacer. El proceso de reflexión es esencial para convertir nuestras experiencias y conocimientos en aprendizaje disponible para la gestión de la vida. Es la forma de convertir todo lo que hemos acumulado en la cabeza en experiencia comprensible y útil para la acción efectiva. Sin reflexión la vida se convierte en una rutina poco provechosa.

«La vida no analizada no vale la pena vivirla». Sócrates

Concluimos con Roger Gould y Warren Bennis: “La reflexión nos permite procesar nuestros sentimientos, entenderlos, resolver nuestros interrogantes y seguir adelante con nuestro trabajo”. La verdadera comprensión proviene de reflexionar sobre la experiencia. Al respecto comenta Warren Bennis: “La experiencia que uno acumula es la base para el resto de la vida, y esa base es sólida y firme en la medida en que uno haya reflexionado sobre ella, la haya entendido y haya llegado a una solución práctica”.

El autoaprendizaje hace referencia a aprender uno mismo en un acto auto-reflexivo

El aprendizaje más profundo, contextualizado y útil es el que la propia persona genera de la reflexión sobre su experiencia y desempeño. Al respecto comenta Carl Rogers: “He llegado a sentir que el único aprendizaje que puede influir significativamente sobre la conducta es el que el individuo descubre e incorpora en sí mismo. El aprendizaje basado en el propio descubrimiento, la verdad incorporada y asimilada personalmente en la experiencia, no puede comunicarse de manera directa a otro”.

Reflexionar es una forma de aprender

Es difícil aprender sin reflexionar. Uno hace suya la vida entendiéndola y concienciándola. La reflexión, pues, es una forma de ir más al fondo del asunto, a la verdad de las cosas; escudriñar en forma más intencional y enfocada.

  • ¿Tienes el hábito de reflexionar sobre tu experiencia y desempeño?
  • ¿Vives en automático, o te detienes de vez en cuando a reflexionar sobre tu vida?
  • ¿Cómo crees que puedes aplicar este conocimiento para enriquecer tu vida personal y potenciar tu capacidad de aprendizaje?

Serie: Aprendizaje transformador Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión. !Juntos podemos marcar una diferencia! #vidaefectiva #desarrollopersonal

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This