El valor del desarrollo de la conciencia para la efectividad personal

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
9 junio 2020

“La conciencia conduce a la habilidad”. John Whitmore

La madurez de la conciencia habilita para la efectividad

Su crecimiento es fundamental para el desarrollo de las habilidades, el aprendizaje y el desempeño efectivo; para capacitarse y habilitarse para la vida efectiva. Se logra maestría y dominio sólo de lo que se toma conciencia.

Dice el psicólogo Manuel Barroso:

“La efectividad es una disposición interior para hacer las cosas con la conciencia de “quién soy” y de lo “que soy capaz de hacer”. 

Eso es así porque la vida interior es el sustento de la vida que desplegamos externamente: trabajo, relaciones, emprendimientos, comportamientos, etcétera. La conciencia trae un sentido de congruencia, orden y organización que orienta hacia el crecimiento saludable. Por el contrario, la falta de ella propicia el desorden mental (entropía) en el que la energía psicológica se dispersa sin un rumbo claro o se estanca.

¿Qué es la conciencia?

Es una función integradora que, desde una visión holística, organiza, direcciona, da sentido a los conocimientos y vivencias, y permite reconocerse y experienciarse en la propia realidad interna y, como consecuencia, lograr una comprensión más completa y profunda de sí mismo, y de habilitarse para actuar con pertinencia y contextualización sobre su entorno.

Manuel Barroso la define como una inteligencia interior, de crecimiento, que nace y evoluciona con nosotros.

Funciona como una central telefónica, cuyo objetivo es organizar y priorizar las sensaciones, sentimientos, percepciones e ideas frente a lo que está sucediendo dentro y fuera del organismo, de tal modo que la persona pueda evaluarlas y actuar en consecuencia. Al estar consciente, una persona no sólo está expuesta a una sucesión continua de estímulos, sino que, a diferencia de lo que le sucede a ella misma mientras duerme o de lo que lo ocurre a las demás especies, es capaz de controlarlos y dirigir el curso de los eventos. La conciencia es, entonces, “información intencionalmente ordenada” (Mihaly Csikszentmihalyi).

Esta información intencionalmente ordenada permite una percepción y comprensión más clara, profunda y contextualizada de la información y los hechos relevantes. Sin esa comprensión de la propia interioridad: gestión emocional, talentos, vocaciones, personalidad, valores, habilidades, autoestima, necesidades, es muy difícil organizar la vida para el desempeño efectivo, es muy difícil que la vida fluya. Sin conciencia se vive en automático y rutinizado.

“Solo soy capaz de controlar aquello de lo que soy consciente. Aquello de lo que no soy consciente me controla a mí… La conciencia me capacita” (Sir John Whitmore)

Se logra dominio de lo que se hace conciencia

En todo caso, uno se apropia – instala y equipa – de lo que hace conciencia, y vive enajenado de lo que no se es consciente: uno hace suya la vida comprendiéndola y tomando conciencia de ella.

Ahora, el vivir conscientemente no es automático, más bien es una elección en cada momento de la vida: aquí y ahora. Dice Nathaneil Branden:

«Tenemos libertad de obrar en pro de la ampliación o limitación de la conciencia. Podemos aspirar a ver más o ver menos. Podemos desear saber más o no saber. Podemos vivir conscientemente, o semiconscientemente, o (para casi todos los fines prácticos) inconscientemente. Este es, en definitiva, el significado del libre albedrío».

Cómo desarrollar la conciencia

Hay dos factores que influyen altamente en su desarrollo:

  • Reflexionar: Desarrollar la conciencia supone desarrollar la capacidad de reflexionar sobre la propia experiencia y el propio desempeño. Por eso alguien dijo: Una vida no reflexionada es una vida que no vale la pena vivirla. 
  • Focalizar la atención: La capacidad de atención es la encargada de seleccionar las piezas de información que considera más relevantes para ingresarlas a la conciencia e ir construyendo con ellas la personalidad.  Quien controla su atención, controla su conciencia.

Para reflexionar:

  • ¿Cuál es su nivel de conciencia en cuanto a: autoestima, gestión emocional, vocaciones, congruencia con valores asumidos, talentos y habilidades propias, impacto del entorno en su vida?

#conciencia #efectividad

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle clic en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

 !Juntos, podemos marcar una diferencia!

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

Subscribe

* indicates required

You have Successfully Subscribed!

Share This