La familia: El centro de formación de los futuros líderes

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.
26 enero 2021

”Pensaríamos que los mejores gerentes vienen de alguna gran escuela de gerencia. Lo cierto es que la formación de un gerente de perfil, comienza por su casa. El gerente viene de su triángulo familiar: padres, hermanos, quienes conforman el sistema primario, importante laboratorio de aprendizajes para la vida». Manuel Barroso

La vida en familia representa el contexto de fo rmación, experiencia y relaciones significativas más relevante para el desarrollo de la capacidad de liderar.  La formación, la experiencia y el contexto relacional que provee la familia crea las bases de nuestra personalidad y, en consecuencia, de nuestro desempeño como líderes.

La experiencia de ser familia es el contexto mas definidor en la formación del carácter, especialmente en el período de la infancia y la adolescencia, época en la cual se define la estructura básica del carácter, factor esencial en el desarrollo del liderazgo.

El hogar: el laboratorio natural para el desarrollo saludable y funcional

La familia es estructura, contenido y proceso, vida e historia de cada quien. Manuel Barroso

La educación formal (escuela, universidad, etc.) aporta los elementos técnicos y que habilitan para la vida laboral – productiva en las organizaciones, pero es el contexto familiar el que sienta las bases fundamentales para el desempeño futuro de las personas. El hogar representa el contexto más fundamental y definitorio donde las personas aprenden a ser efectivas; donde los futuros líderes aprenden las competencias esenciales: relacionales, perceptivas, cognitivas, emocionales, conductuales y organizacionales que los hacen exitosos.

Podemos decir que las experiencias, aprendizajes y tipos de contactos que experimentamos en nuestra vida de familia, sientan las bases de nuestra forma de ser y actuar; son la plataforma donde se montan los conocimientos y aprendizajes que proporciona la educación académica. Si los cimientos (los aprendizajes en familia) son débiles, toda la estructura sobreedificada es débil y carente de estabilidad.

Por otra parte, es en el contexto de la familia donde los futuros líderes desarrollan su cosmovisión, sus valores, sus mapas y paradigmas, su autoestima, su marco conceptual y cultural de referencia, que da lugar a su filosofía de vida. La personalidad del individuo es modelada mayormente en el contexto de la familia. Es en el núcleo familiar donde aprendemos las definiciones personales, la forma de contactarnos con otros, el manejo de las diferencias, las actitudes y comportamientos de efectividad y los mapas de éxito.

El hogar: El contexto de formación de las competencias para la vida efectiva

Una persona no puede vivir ni crecer sino dentro de sus contextos de crecimiento que son los laboratorios naturales de aprendizaje. Manuel Barroso

La familia representa el ambiente: espacio – tiempo, donde las personas son moldeadas, habilitadas y canalizadas para crecer y expresar todo su potencial o, por el contrario, la ausencia de una experiencia de familia adecuada, afecta en forma importante el desarrollo personal.

El proceso de formación de las competencias básicas del futuro líder para la vida laboral, organizacional y social, se forja, pues, a través de la vida de familia, y se puede comparar al proceso de edificación de una casa. La familia pone los cimientos: valores o anti valores, acceso a la conciencia de sí mismo (necesidades) y de otros o negación de las propias necesidades, orientación sana y funcional o neurótica; y luego otras personas significativas como maestros, sin despreciar el impacto de los medios de comunicación y otras instancias de la sociedad, sobreedifican sobre esos cimientos.

Así, las carencias de contacto o el contacto nutritivo, el tipo de enseñanzas y modelaje en nuestro contexto familiar, se instalarán como debilidades e incompetencias o como fortalezas, dependiendo de su riqueza o pobreza, que darán forma a nuestro estilo conducirnos a nosotros mismos y, en consecuencia, a otros.

Creciendo desde la experiencia en familia

Es en el contexto familiar donde el futuro líder aprende a trabajar en equipo con papá, mamá y hermanos para cumplir una tarea domestica, a manejar y administrar dinero en la economía del hogar, a resolver conflictos eficazmente en medio de desacuerdos con otros miembros de la familia, a negociar recompensas y privilegios con los hermanos y padres, vivenciando como papá y mamá negociaban, a priorizar objetivos personales y organizacionales como familia en función de la disponibilidad de recursos (tiempo dedicado por los padres, información aportada por padres y hermanos, dinero, etc.), a vencer retos y desafíos aun en medio de circunstancias familiares adversas, a respetar los límites y espacios de padres y hermanos y reconocer los suyos propios, a comprometer un esfuerzo para alcanzar las metas de una familia con la cual se identifica y se siente parte, a comunicar necesidades propias o a reconocer necesidades de otros miembros de la familia. Estas competencias son difíciles (no imposibles) de adquirir en los contextos donde se recibe la educación académica. Comenta Manuel Barroso:

Los gerentes que provienen de una familia funcional y sana, se muestran más efectivos en tomar riesgos, en solucionar problemas, en comunicarse, y son los que están más atentos a tomar en cuenta las necesidades propias y las de los otros y serán efectivos en la solución de los problemas.

La familia es, por excelencia, el centro de capacitación de los gerentes efectivos. La verdad es que la familia es el contexto donde las personas reciben la información esencial para su desempeño efectivo, donde aprenden a valorar y respetar a las personas, a comunicarse asertivamente con otros, a resolver problemas, a tomar y asumir compromisos, a manejar riesgos, a ser flexibles para enfrentar los cambios, a resolver problemas, a ser flexible para poner límites y respetar los límites de los otros, a trabajar con creatividad, a tomar decisiones efectivas, a desempeñarse con disciplina y responsabilidad, a orientarse al crecimiento, a desarrollar la conciencia de las propias necesidades y las de los demás.

#familia #hogar #familiacentrodeformación

Agradecemos tu apoyo para difundir estos temas que creemos son útiles para el desarrollo personal.  Puedes darle click en los iconos de las redes sociales, o puedes recomendar esta lectura. También nos gustaría conocer tu opinión.

Arnoldo Arana

Doctorado en Consejería de la Universidad Rhema en Jacksonville, Florida – USA. Maestría en Gerencia de Empresa y Lcdo. en Contaduría Pública. Coach certificado por la ICF. Psicoterapeuta. Escritor y conferencista en liderazgo, coaching y vida familiar.

Quizás te interese leer..

EBOOK GRATIS

¡Hay un poder extraordinario en una vida enfocada!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This